PUBLICIDAD

Publicidad

Crackhogar - Todo lo que necesitas para tu hogar

Publicidad

Alicante City & Experience - Portal de turismo de Alicante

Publicidad

Así late el corazón del Hércules

Publicidad

Vikingos en el MARQ

Publicidad



captcha

11 mayo
2016
David Rubio / @david_rubio7
1543 Vistas
Emilio Varela, el enamorado de Aitana

Emilio Varela, el enamorado de Aitana

David Rubio / @david_rubio7 el 11 mayo de 2016
La Diputación tenía una cuenta pendiente con el pintor que ha subsanado 109 años después

Soy muy predecible, lo reconozco. El pasado miércoles leí con gran gozo que la Diputación Provincial nombraba ‘Hijo Predilecto’ al pintor alicantino Emilio Varela Isabel. Adivinarán fácilmente sobre quien va a versar esta semana ‘Memoria de Alicante’. Pero si es por noticias tan gratas como ésta, no me importa ser predecible.

Nuestro protagonista de hoy vino al mundo un 6 de noviembre de 1887 en la calle Barón de Finestrat. Ya desde pequeño daba gala de su gran imaginación artística. Se inventó junto a sus amigos un curioso juego llamado ‘teatrillo de la imaginación’ en el que cada uno interpretaba a un personaje fantástico. Emilio se llamaba ‘Ventura de la Vega’.

Con 12 años ingresa en la Academia de una de las personas que más ha contribuido al arte alicantino del siglo XX, el artista alcoyano Lorenzo Casanova (de obligado futuro artículo). Del local que el afamado pintor tenía en el Paseo de Gadea han salido ilustres de la talla de Vicente Bañuls, Adelardo Parrilla o Lorenzo Pericás. Sin embargo el adolescente Emilio apenas pudo disfrutar de estas lecciones pues Casanova falleciço prematuramente al año siguiente.

Los propios Bañuls, Parrilla y Pericás se responsabilizaron de seguir con su educación pictórica. Entre todos convencieron a su padre de que por el gran talento del muchacho merecía la pena un fuerte desembolso económico. El humilde tabernero ahorró lo suficiente para que su hijo pudiese trasladarse a Madrid a recibir clases del mismísimo Joaquín Sorolla.

En la capital española vivió posiblemente los mejores años de su vida artística. Sorolla se dio cuenta rápidamente del potencial que tenía y le acogió como su protegido. Juntos investigaron y experimentaron los nuevos estilos que se llevaban en Francia y Europa. Emilio realizó sus primeras exposiciones, logrando desde el principio diversos premios.

Sin embargo, su carrera se vio truncada de golpe pues el dinero se acabó y su familia ya no pudo seguir sufragando su estancia en Madrid. Pidió una beca en 1907 (precisamente a la Diputación), pero le fue denegada.

La vuelta a Alicante fue de lo más traumática para Emilio. Practicaba un arte varguandista y novedoso que, a excepción de unos pocos artistas adelantados, a menudo no era entendido entre los círculos locales. Sufrió unos años de estancamiento y bloqueo artístico.

Todo cambió cuando un buen día ‘descubrió’ la Sierra de Aitana. Sus pinturas del Valle de Guadalest y otros rincones de la sierra le valieron al fin para ganarse el reconocimiento que tanto merecía.

Realizó exposiciones y giras a lo largo de España enseñando su obra. Se encontraba en su momento de mayor apogeo, cuando estalló la Guerra Civil. El forzado parón artístico que provocó la contienda en todo el país afectó enormemente a Varela.

Durante los últimos años de su vida sufrió de depresiones y apenas trabajó. Falleció en la misma casa donde había nacido 63 años antes.

Y desde entonces, nada. Con el paso del tiempo la obra de Varela se revalorizó, y hoy en día es considerado como el gran pintor alicantino de principios del siglo XX. Pero si bien los reconocimientos del mundo artístico hacia su persona han sido numerosos, los institucionales han brillado por su ausencia.

Hemos tenido que esperar 65 años desde su muerte para que la misma Diputación que en su día le negó una beca que le habría cambiado la vida, al fin le nombrara ‘Hijo Predilecto’ de la Provincia.

Termino estas líneas animando a todos los lectores a disfrutar de la exposición personal que la Corporación Provincial le ha dedicado en la planta baja. No es muy amplia pero cuenta con obras ejemplarizantes de distintas épocas del pintor. Es todo un lujo poder presumir de que Varela sea alicantino, aunque hayamos tardado tanto en darnos cuenta.

avatar

David Rubio / @david_rubio7

Alicantino de toda la vida y apasionado por el pasado, presente y futuro de mi ciudad. Me gusta investigar y averiguar, porque la vida está llena de historias, y las historias están para ser contadas. Siempre con proyectos en mente, y con ganas de saber más.

Más noticias

Twitter

Deja un comentario

Emilio Varela, el enamorado de Aitana

Publicidad

Publicidad

cabeza negra comprar online

Publicidad

Clínica Dental Alicante Fidentzia

Noticias más leidas

Diez restaurantes que no te puedes perder en la provincia de Alicante
Diez restaurantes que no te puedes perder en la provincia de Alicante
Alicante registró el jueves la temperatura más alta de Europa
Alicante registró el jueves la temperatura más alta de Europa
La ‘calle del Coño’ de Benidorm
La ‘calle del Coño’ de Benidorm
Identificada la conductora que huyó tras arrollar a una ciclista en Elche
Identificada la conductora que huyó tras arrollar a una ciclista en Elche

Publicidad