PUBLICIDAD

Publicidad

Crackhogar - Todo lo que necesitas para tu hogar

Publicidad

Alicante City & Experience - Portal de turismo de Alicante

Publicidad

Así late el corazón del Hércules

Publicidad

Vikingos en el MARQ

Publicidad



captcha

11 marzo
2016
David Rubio / @david_rubio7
1955 Vistas
El silencio de la libertad

El silencio de la libertad

David Rubio / @david_rubio7 el 11 marzo de 2016
En el siglo XIX se produjo en Alicante un levantamiento liderado por Pantaleón Boné que buscaba derrocar el régimen

 

Basta con un rápido repaso a la historia contemporánea española para darse cuenta de lo que costó traer la libertad a este país. A lo largo de los últimos siglos se sucedieron incontables revueltas y motines que reclamaban una mayor democracia que en la práctica no existía, disfrazada de complejos regímenes de gobierno con falsas elecciones, prohibiciones de partidos y persecuciones hacia los disidentes.

Nunca acabaremos de honrar lo suficiente a aquellas personas que se jugaron la vida por desafiar al sistema y luchar por un país mejor. Son aquellos que instaron y participaron en aquellas rebeliones que desafiaron al poder con el objeto de lograr derechos y libertades para todos los españoles.

Normalmente la gran mayoría de estos levantamientos se producían en Madrid o alrededores (cosa lógica, ya que es ahí donde estaba el poder). Pero hace 172 años se organizó uno en Alicante, y el hombre que lo lideró es quien va a ocupar el centro del artículo.

Se trata de Pantaleón Boné, natural de Huesca y comandante militar veterano de la Primera Guerra Carlista. Estaba destinado a la zona de Levante para perseguir contrabandistas.

Sucedió durante esta época que el general González Bravo llegó al poder. Su gobierno destacó por un considerable recorte de libertades y aumento de represiones. Declaró el estado de sitio sin que ninguna circunstancia lo justificase, impuso la censura y disolvió los ayuntamientos para colocar aliados al frente de las ciudades.

Boné ya tenía un pasado revolucionario. En 1843 había participado en el alzamiento que supuso el fin de Espartero al frente de la Regencia de España. No había pasado ni un año cuando el oscense decidió volver a actuar, pues el país necesitaba una vez más de otra rebelión que desafiase al gobierno.

En esta ocasión el lugar no era la capital, pues Boné contaba con sus hombres en el Mediterráneo. Aquí era donde podía hacerse fuerte. Como plaza, eligió Alicante. Su estratégica ubicación en la bahía y su castillo en la cima del Benacantil la convertían en un emplazamiento ideal para defenderse de las tropas gubernamentales.

El 27 de enero de 1844 llegó el comandante a Alicante con sus soldados. Apenas le costó un día tomar la plaza y hacerse con el control de la ciudad. Depuso de su puesto al alcalde Miguel Pascual, así como a otras autoridades políticas afines al gobierno.

Cuando la insurrección llegó a oídos de González Bravo, el presidente-militar ordenó al capitán general valenciano Federico Roncali recuperar Alicante antes de que la revolución se contagiase por el resto del país.

Roncali sitió la ciudad, pero sus tropas fueron rechazadas en un primer término. Ordenó entonces un bloqueo de alimentos y bombardeó algunos barrios. Boné reclutó voluntarios entre los alicantinos para ayudarle en la defensa.

Los insurrectos continuaban resistiendo el 14 de febrero… pero hubo una traición. Juan Martín, el hombre de confianza de Boné, negoció la rendición de Alicante a sus espaldas. Boicoteó las comunicaciones entre el Castillo y el resto de la ciudad para que a Panteleón le fuera imposible transmitir sus órdenes, así como avisar a sus tropas de a pie de por donde iba a atacar el enemigo.

De esta forma los militares gubernamentales lograron sorprender y entrar en Alicante. Boné y sus oficiales fueron capturados (salvo Juan Martín). El 8 de marzo de 1844 murieron fusilados en el Paseo del Malecón de Alicante.

Una vez sofocada y aplastada, el gobierno trató de silenciar esta rebelión. Mucho tiempo tuvo que pasar y en una dirección muy diferente los vientos soplar para que se le dedicara un homenaje a Boné y sus hombres.

Fue en 1907, cuando el Ayuntamiento decidió encargar al famoso escultor local Vicente Bañuls un monumento que les recordarse. Se ubicó en la Puerta del Mar. Además, el paseo donde fueron fusilados se renombró como ‘Paseo de los Mártires de la Libertad’. También se le dedicó una calle al comandante Pantaleón Boné.

Pero no duraron mucho estos honores. En 1939 tras la toma de las trompas franquistas de Alicante (la última ciudad republicana) el monumento de Boné fue decapitado y luego retirado. También se cambió el nombre de su calle por el de José Martínez de Velasco (un abogado conservador) y el nombre del paseo que honraba a sus hombres por el de ‘Explanada de España’.

Realmente, no es que Panteón Boné tuviera nada que ver con Franco. Ni siquiera coincidieron temporalmente. Pero se conoce que al nuevo régimen del caudillo no le gustaba demasiado cualquier reivindicación, monumento u homenaje que oliera a libertad.

Hoy en día Pantaleón sigue sin tener una calle o reconocimiento en Alicante. Actualmente es todo un misterio que pasó con su estatua. Seguramente, sus piedras se desmontaron y fueron usadas para otros monumentos y edificios.

Precisamente, este mes se cumplió un nuevo aniversario de su fusilamiento, el 8 de marzo. Un momento ideal para recordar a todos aquellos hombres que soñaron en Alicante con mejorar. Los alicantinos tenemos una deuda pendiente con él, así como por todos los que lucharon por la libertad que ahora disfrutamos.

avatar

David Rubio / @david_rubio7

Alicantino de toda la vida y apasionado por el pasado, presente y futuro de mi ciudad. Me gusta investigar y averiguar, porque la vida está llena de historias, y las historias están para ser contadas. Siempre con proyectos en mente, y con ganas de saber más.

Más noticias

Twitter

One thought on “El silencio de la libertad

  1. avatar nosomosvalencianos dice:

    En Alicante celebramos dias com el 9 de octubre, que ni nos va ni nos viene, en vez de hacerlo el 4 de Diciembre.
    Si nos ponemosa reivindicar nuestra historia corremos el peligro de tener identidad propia. Desde Valencia lo impedirán como has ahora.
    No hay que rendirse. Viva alicante.

Deja un comentario

El silencio de la libertad

Publicidad

Publicidad

cabeza negra comprar online

Publicidad

Clínica Dental Alicante Fidentzia

Noticias más leidas

La ‘calle del Coño’ de Benidorm
La ‘calle del Coño’ de Benidorm
Diez restaurantes que no te puedes perder en la provincia de Alicante
Diez restaurantes que no te puedes perder en la provincia de Alicante
Alicante registró el jueves la temperatura más alta de Europa
Alicante registró el jueves la temperatura más alta de Europa
Identificada la conductora que huyó tras arrollar a una ciclista en Elche
Identificada la conductora que huyó tras arrollar a una ciclista en Elche

Publicidad