PUBLICIDAD

Publicidad

Crackhogar - Todo lo que necesitas para tu hogar

Publicidad

Alicante City & Experience - Portal de turismo de Alicante

Publicidad

Así late el corazón del Hércules

Publicidad

Vikingos en el MARQ

Publicidad



captcha

21 abril
2016
David Rubio / @david_rubio7
3579 Vistas
¿El mejor alcalde de la historia de Alicante?

¿El mejor alcalde de la historia de Alicante?

David Rubio / @david_rubio7 el 21 abril de 2016
Agatángelo Soler combinó sus firmes ideas conservadoras con una avanzada visión de futuro para la ciudad

 

Esta semana he seguido con gran atención las noticias relativas a los cambios de calles que se dispone a realizar el Ayuntamiento en el callejero de Alicante. Honestamente, si bien alguna vez he criticado ciertas decisiones municipales relativas a la memoria histórica en esta misma sección, en esta ocasión no tengo sino que felicitar al consistorio pues creo que se ha hecho con bastante sentido común.

Desde hace más de 75 años aún sobreviven en nuestras calles denominaciones como ‘División Azul’ o ‘General Primo de Rivera’. Nombres vinculados a las dictaduras que hemos sufrido en España a lo largo del siglo XX, y que además poco o nada tienen que ver con nuestra ciudad.

Parece que por fin, ha costado más de 40 años de democracia, serán retiradas. Pero a diferencia de lo ocurrido en otras ciudades de España, no se va a efectuar una caza de brujas histórica para suprimir todo lo que sea ideológicamente contrario a los partidos del Ayuntamiento.

Uno de estos casos es el de Agatángelo Soler. Alcalde franquista, si, pero probablemente más merecedor que la gran mayoría de sus homónimos de tener un recuerdo en el callejero de su ciudad. Actualmente atesora una pequeña calle en Virgen del Remedio, y he leído con gran gozo que no le será retirada. Su vida es la evidente prueba de que su nombre debe de ser eternamente recordado por los alicantinos.

Agatángelo Soler Llorca nació en la calle Argensola del Barrio de Santa Cruz, cuando corría el año 1918. Su padre era el dueño de una famosa farmacia en la Plaza San Cristóbal, la cual heredó tras estudiar la carrera.

De fuertes ideas conservadoras y miembro de la Falange, durante la Guerra Civil fue apresado. Estuvo a punto de ser ejecutado varias veces. Pero su abogado y buen amigo, el republicano José Guardiola, lo evitó.

La Guerra terminó y cambiaron las tornas. José Guardiola fue entonces detenido y ahora fue Agatángelo quien le devolvió el favor. Logró que le liberasen, al igual que con muchos otros amigos republicanos suyos. De hecho, su fama de “falangista benévolo” se propagó entre los familiares de presos políticos, quienes le buscaban y le imploraban ayuda. El farmacéutico auxilió a cuanta gente pudo.

Pasados estos años de dura Posguerra, Agatángelo se decide a abrir su propia farmacia en la Calle Mayor. Tras ser concejal y procurador en Cortes, en 1954 es nombrado alcalde de Alicante.

Una de sus primeras decisiones fue la de cambiar el deteriorado pavimento de la Explanada. Se inspiró en una conocida avenida de Lisboa, ciudad en la que había estado hacía unos años. El nuevo diseño del paseo (de formas onduladas rojas, azules y blancas) todavía es hoy en día una de las grandes insignias de Alicante.

También fue el principal impulsor para que se construyera un nuevo aeropuerto en la provincia. Dado que el Ayuntamiento no disponía de fondos para tal obra y ante la falta de colaboración del consistorio ilicitano, Agatángelo acabó adelantando de su bolsillo el dinero para la compra de los terrenos en El Altet y avalar la construcción ante los bancos.

El farmacéutico era consciente de que el futuro de la ciudad estaba ligado al turismo. Por ello, también acometió importantes esfuerzos en acondicionar las playas del Postiguet, Albufereta y San Juan. Junto al alcalde Pedro Zaragoza de Benidorm inventaron y promocionaron el nombre de ‘Costa Blanca’. Incluso fue uno de los grandes defensores de que se levantara la prohibición del bikini en España.

Así mismo, se le ocurrió la idea de aprovechar el hueco de una mina en el Benacantil data de la Guerra de Sucesión 1494. Agatángelo Soler pasea en La Explanada (1975)(siglo XVIII) para instalar unos ascensores de subida al Castillo de Santa Bárbara.

Nunca cesó de pelear con el gobierno para se le permitiese volver del exilio al famoso alcalde republicano Lorenzo Carbonell (del que por supuesto un día hablaremos también de él). Lo consiguió en 1959. Agantángelo acudió a recibirle al recién inaugurado Aeropuerto y no dudó en dedicarle un homenaje en el Club de Regatas.

También presionó a Madrid para que autorizasen el envío de una serie de barcos a Orán en plena Guerra de Argelia con el objeto de rescatar a cientos de franceses que estaban allí atrapados y corrían serio peligro de muerte, los llamados ‘pieds noirs’. Muchos de ellos eran descendientes de alicantinos y pudieron retornar a su tierra.

Aparte de las muchas obras que realizó, la ciudad experimentó durante sus años de mandato una gran pujanza económica. Esto se tradujo en una fuerte inmigración hacia Alicante desde otras zonas de España que aún sufrían la cara más dura de la Posguerra, como Castilla la Mancha.

Su conocida condición de conservador y la gran popularidad con la que gozaba le permitieron una cierta libertad para criticar abiertamente al régimen. Recibió no obstante numerosos toques de atención por ello, a los que Agatángelo no acostumbraba a hacer demasiado caso.

En 1969 acabó dimitiendo como alcalde, en disconformidad con la nueva ley franquista que restaba autonomía a los ayuntamientos. Dos años más tarde perdió su último vínculo con la política, cuando le retiraron su puesto en Las Cortes como consecuencia de una discusión a viva voz con el ministro Laureano López.

Ya con la llegada de la democracia, pasó sus últimos años en La Albufereta.

Cuando estudias un poco la historia, te das cuenta que no todo es blanco o negro, sino que está colmada de matices. Por supuesto que las dictaduras son condenables y las democracias siempre preferibles, pero en todas las épocas y ciclos hay hombres extraordinarios.

Me gustaría terminar contando que una de las personas a quien más admiro tuvo la oportunidad de entrevistar a Agatángelo en vida por los años 80. Se trata de un hombre muy de izquierdas, por lo que comprenderán que yo sintiera gran curiosidad por saber cómo fue aquel encuentro. Cuando le pregunté por Agatángelo sonrió de oreja a oreja y simplemente me lo describió como ‘un fascista encantador’.

Y probablemente sea también el mejor alcalde que haya tenido nunca Alicante. Un hombre al que debemos mucho y no debe ser olvidado. Por encima de las ideologías, está la calidad humana. Tengo pocas dudas de que Agatángelo Soler iba sobrado de ella.

avatar

David Rubio / @david_rubio7

Alicantino de toda la vida y apasionado por el pasado, presente y futuro de mi ciudad. Me gusta investigar y averiguar, porque la vida está llena de historias, y las historias están para ser contadas. Siempre con proyectos en mente, y con ganas de saber más.

Más noticias

Twitter

One thought on “¿El mejor alcalde de la historia de Alicante?

  1. avatar jolinar50@gmail.com dice:

    Confunde usted ‘homónimo’ (que tiene el mismo nombre) con ‘homólogo’ (que ocupa el mismo cargo)

Deja un comentario

¿El mejor alcalde de la historia de Alicante?

Publicidad

Publicidad

cabeza negra comprar online

Publicidad

Clínica Dental Alicante Fidentzia

Noticias más leidas

Diez restaurantes que no te puedes perder en la provincia de Alicante
Diez restaurantes que no te puedes perder en la provincia de Alicante
La ‘calle del Coño’ de Benidorm
La ‘calle del Coño’ de Benidorm
Alicante registró el jueves la temperatura más alta de Europa
Alicante registró el jueves la temperatura más alta de Europa
Identificada la conductora que huyó tras arrollar a una ciclista en Elche
Identificada la conductora que huyó tras arrollar a una ciclista en Elche

Publicidad